Presentation of Anthropological Inserts

We live today in an era that had not been imagined by science fiction: the communicative experience in a virtual space. Digital technology has revolutionized our ways of transmitting culture, of knowing and above all of communicating and interacting on a daily basis. Science, and with it anthropology, cannot remain on the sidelines of this change which, although it proposes new challenges, also offers to enhance our communication possibilities and scope.

Hace tres años nos comisionaron a un grupo de investigadores de CIESAS Occidente (conformado por Pablo Mateos, María Eugenia de la O, Alejandra Navarro y Renée de la Torre) para que hiciéramos una propuesta creativa de una nueva revista. Tras varias pláticas, coincidimos en que queríamos crear un medio alternativo que nos permitiera comunicar una amplia gama de lo que creamos los investigadores dedicados a las ciencias sociales y humanas, y que frecuentemente, al no tener cauce para ser publicados, no se consideran como “productos” académicos; y no porque carezcan de rigor científico, sino porque no utilizamos los soportes mediáticos y digitales para este fin. Al igual que otras ciencias, las nuestras utilizan con más frecuencia instrumentos para registrar los hechos y los significados socioculturales: si bien seguimos recurriendo a las notas del diario de campo y a los dibujos, también hemos incorporado las grabaciones de entrevistas, la fotografía, las secuencias audiovisuales, el video y hasta el GPS. Así como la realidad no es fija sino que se desarrolla en movimiento, los avances tecnológicos han avanzado para permitirnos el registro de expresiones, movimientos, actividades, conductas, sentimientos, contextos y locaciones. Estos registros no encuentran cabida expresiva en el papel, tampoco un buen porcentaje de nuestros ejercicios analíticos lo hacen y por ello no llegan a ser productos académicos publicados. De ahí surge la idea de una revista digital que aproveche los nuevos soportes tecnológicos para publicar diferentes productos de investigación. Tras buscar un nombre convincente, que además fuera original, Andrés Fábregas nos propuso llamarle Encartes Antropológicos. Nos convenció al explicarnos que el nombre era una metáfora de la inclusión. A este proyecto que nació en CIESAS Occidente, se sumó El Colegio de la Frontera Norte, para fortalecer esta propuesta como publicación interinstitucional.

Encartes antropológicos nace con la intención de aprovechar las nuevas capacidades tecnológicas que nos ofrece una revista en línea. Ha sido posible gracias al ingenio de dos diseñadores: Jaime Mohr y Arthur Ventura. Las nuevas plataformas electrónicas pueden ser aprovechadas para publicar material original producto de investigación de calidad bajo lenguajes y géneros alternativos, creando plataformas y formas de interacción innovadoras y más dialógicas. El reto no se resuelve con subir una revista de papel a una plataforma digital, sino imaginando y creando nuevas disposiciones para escribir y difundir los resultados de investigación de manera alternativa y en dispositivos portátiles.

Por ello Encartes es, antes que nada, una invitación y una provocación a escribir con lenguajes multicódigos, que nos permitan entrelazar la palabra con la imagen, la imagen con el sonido, la voz con la escritura. Nos proponemos hacer una revista donde los artículos, ensayos, reseñas y entrevistas mantengan la textualidad de la escritura, encartando en ella la tradición oral en viva voz de los actores y las nuevas culturas que privilegian la imagen. En este sentido, encartar es incluir para combinar códigos que enriquezcan la textualidad.

Encartar sugiere incluir inserciones temáticas dentro de una revista formal. Insertar, en nuestro caso, propone incluir materiales diversos y actividades que son producto de investigaciones académicas pero que continuamente quedan marginados de nuestra producción formal en las revistas académicas convencionales. Ésta es nuestra misión: incluir alternativas de textualidad, pero también nuevas plataformas de diálogo, debate, difusión e interacción.

La revista contempla las siguientes secciones: Temáticas antropológicas es un apartado con un tema central que es coordinado por un responsable académico y conformado por especialistas en el tema a tratar. Con la siguiente sección, Coloquios interdisciplinarios, se busca dinamizar el diálogo, la discusión y el debate incorporando nuevas formas de interacción que transformen a la revista en un foro de intercambio entre antropólogos, especialistas de otras disciplinas, creadores que entablan un diálogo con la antropología y las ciencias sociales e interesados comunes. Discrepancias es una sección diseñada para el debate abierto con especialistas que guardan posturas diferentes frente a temas de actualidad e interés público, y que por tanto exigen respuestas de los académicos de manera más inmediata. Realidades antropológicas es una sección miscelánea que incluye artículos originales de diversos temas. En ambas secciones se pueden encartar testimonios en audio, gráficos en movimiento y registros audiovisuales de manera complementaria al texto. Encartes multimedia está diseñada para publicar etnografías visuales, reportajes multimedia, ensayos fotográficos, documentales, poesía, historias de vida y archivos orales. Reseñas críticas no se limita a la revisión de un libro, sino que encarta también revisiones críticas de obras completas de algún autor o de alguna corriente. Invita a reseñar videos etnográficos, cine antropológico, exposiciones de arte y antropología; defensas de tesis, performances antropológicos, etcétera. Entrevistas incluye los formatos tradicionales y audiovisuales. En conjunto estas secciones se encartan para abrir el diálogo con el arte, el performance, los nuevos sistemas de información geográfica, la poesía, los documentales etnográficos, el cine antropológico, los ensayos fotográficos y los archivos orales. Estas diversas prácticas son de hecho parte de las actividades y de las proyecciones científicas de nuestras investigaciones, que lamentablemente no tienen cabida en el papel, pero por fortuna podrán tener difusión a través de los soportes digitales en esta nueva revista.

Estamos conscientes de que la publicación del primer número de Encartes es un primer triunfo que deseamos celebrar, pero también sabemos que el reto apenas comienza pues nos corresponde ampliar nuestros horizontes de inclusión y apertura hacia la interdisciplinariedad. Este esfuerzo nos llevará a buscar brechas que nos permitan articular el material publicado con la docencia; a difundir la revista para provocar y motivar a que investigadores y estudiantes produzcan y comuniquen con diferentes textualidades, formatos y géneros; a convertirnos en un puente intergeneracional entre las culturas del libro y las de la imagen y a mantener vigente la vinculación de las ciencias socioculturales con una agenda de actualidad sobre el quehacer de la antropología hoy. Así podremos posicionar las producciones locales en redes globales y comunidades internacionales; incursionar en nuevos modos de leer; seguir abriendo ventanas de interacción dialógica nunca imaginadas que traspasen las fronteras mismas de las especialidades científicas y provocar discrepancias para ejercitar la libertad de oposición. Confiamos en que la existencia de esta revista contagie el mismo entusiasmo que a nosotros, el Equipo editor, nos mueve para imaginar nuevas maneras de crear, producir y difundir los resultados de investigación que a partir de hoy serán bienvenidos en nuestra revista.

Renée de la Torre Castellanos

Directora editorial