Two years of Inserts

ANDncartar se ha convertido en nuestra misión desde que iniciamos este proyecto editorial. Desde 2018 nos ha motivado el encartar ensayos, reseñas, entrevistas, diálogos y discusiones innovando el diseño de plataformas y formas de interacción innovadoras y más interactivas que amplíen públicos y nos permitan. Nos sentimos muy complacidos de haber alcanzado a más de 30 mil visitantes y lectores de nuestra revista. Aunque nuestra mayoría de usuarios son mexicanos, hemos logrado presencia en distintos países de la región latinoamericana, en Estados Unidos y en Europa. De hecho, Google analytics nos permitió saber que estamos presentes en 101 países, en todos los continentes.

In this period of time we have inserted audiovisual languages to produce multi-code essays and articles (which we have been creating in the process of their publication) that intertwine the word with the image, the image with the sound, the voice with the writing. We have discovered that the fact of giving a place to the senses acquires a pedagogical mission to free the image from its continuous emptying of meanings produced by advertising. Instead our mission is to re-inscribe the thickness of culture in the image.

Encartar sugiere también insertar temáticas de frontera dentro de una revista formal académica, cada número publicado nos ha abierto nuevos compromisos. El primero nos hizo un llamado a la pertinencia de la antropología en un mundo cada vez más orientado hacia la derecha; el segundo nos hizo más conscientes de la necesidad de analizar la imagen y de inscribirla en procesos dialógicos y horizontales que la deconstruyan; el tercer número nos permitió valorar la importancia que tiene ejercer la investigación con responsabilidad social de frente a la deshumanización, el cuarto número nos colocó en la valoración de diálogos interdisciplinarios en torno a la desigualdad social. El número cinco que aquí publicamos permite encartar un dossier en torno a las diferentes modalidades de movilización urbana coordinado por Christian Omar Grimaldo. Por ello elegimos la fotografía de Julio González para la portada, pues logra captar un cruce donde interactúan distintas lógicas, cuerpos y culturas viales.