Pandemic, Year 2. Different Experiences, Shared Dilemmas and Multiple Reflections from Medical Anthropology Around Covid 19

Receipt: June 4, 2021

Acceptance: August 16, 2021

The pandemic that was generated by the virus sars-cov-2 from the end of 2019 has been affecting us globally in several waves for a year and a half now. At present (June 8, 2021), approximately 175 million confirmed cases have been recorded, of which nearly 3.8 million people have died.1

Mexico has been one of the countries hardest hit; it is the fourth in terms of the total number of deaths registered from this cause (228,800), behind only the United States and Mexico. usaBrazil and India. The data reflect a significant underreporting, so that, in the case of Mexico, the federal health authorities themselves have stated, based on a study of excess mortality since the beginning of the pandemic, that deaths associated with the pandemic have been significantly higher than in other countries. covid are 61% more than officially accounted for.2

The global competition for vaccines began in the early 2020s. Today, the World Health Organization reports that more than two billion doses of vaccines have been administered worldwide.3 These figures, like the previous ones, do not account for the huge disparities between and within countries in terms of who has been most infected, who has faced mortality surges, and who is receiving vaccines as a priority. In the latter case, we have already seen a process of hoarding of available vaccines by the wealthier countries. Only in the last two months have there been incipient processes of distribution and supply that are beginning to be considered from the perspective of international solidarity, while the possibility of discussing the possible elimination of restrictions on production and distribution as a result of the patents of large pharmaceutical companies, a process to which they are fiercely opposed, is barely glimpsed.

Against this complex backdrop, we address in "Discrepancies" the problem of the covid-19 from some of the major debates that this pandemic has raised from the beginning. We have invited three specialists from the field of medical anthropology to reflect on their respective experiences and knowledge of Mexico, Great Britain, the United States and India, all of them countries deeply affected by the pandemic, even if in very different ways, and whose management of the pandemic has been oriented in different directions. This allows us to contrast the diversity of official responses to the health and economic crisis.

The first discussion concerns the relationship between inequality and covid-19. We start from the very idea of a pandemicwhich evokes the image of a contagion that is universal and by definition can affect us all. However, the pandemic has unmasked deep structural inequalities between and within countries, where infection and death have disproportionately affected those social groups that are in a situation of much greater structural vulnerability due to their living, working and health conditions and access to medical services.

The second debate concerns vaccinations and the simultaneous emergence of new nationalisms -or the reissue of old ones- in times of covidVaccines: various vaccines are developed and approved by the health regulatory agencies of each country or conglomerate of countries (European Union), but they have been scarce in terms of availability, especially in the first months of 2021. Access to them has been differentiated between rich and/or vaccine-producing countries and poor and/or non-producing countries; there is also the issue of patents and the costs of vaccine doses produced by pharmaceutical companies. We have witnessed on a global scale a nationalistic race for the production, distribution and purchase of vaccines, at least until April 2021.

Finally, we could not avoid the obligatory debate between public policies and measures to contain the pandemic, in contrast to the enormous concern of seeing our national economies collapse, including interconnections and supranational costs, which are inevitable in a globalized world. In this case, we were interested in discussing the crossroads between public health and economics based on the respective experiences and positions of our three participants.

Post scriptum: Since June 2021, when the texts were finalized, a new wave of infection by the Delta variant of sars-cov-2 has been unleashed globally. This new variant has a very high infectivity and is affecting population groups (unvaccinated people, younger adults, adolescents and young adults) differently from previous waves, according to the very different progression of vaccination campaigns in each country. This new wave of infection raises questions based on the realization that the pandemic is here to stay for a long time, that herd immunity is becoming unattainable and that new variants will continue to appear. The current situation reaffirms the need and urgency of developing generalized vaccination campaigns, agreed and implemented equitably on a worldwide scale and not only in the countries of the global North which have gained privileged access to vaccines. This pandemic is changing rapidly and constantly, forcing us as committed social scientists to continue to reflect on its changing consequences and its tremendous social costs, the distribution of which is increasingly unequal. The views presented below by our three participants are imbued with a new sense of foreboding and urgency.

The pandemic by covid-19 has been affecting us in waves for more than a year now. The very idea of a pandemic evokes the image of a contagion (and the death that may accompany it) that is universal, that is, that can affect us all. However, the pandemic has unmasked deep structural inequalities between countries and, within countries, between different social groups. From your perspective and your experience in your own country or in other country(ies) where you have worked, what are your reflections on this dilemma between the universal and the specific, between a shared vulnerability as humanity and a differentiated vulnerability with added costs for certain social groups?

The covid-19 pandemic has been affecting us in waves for more than a year now. The very idea of a pandemic conjures up the image of a contagion (and the death that may accompany it) that is universal, that is, that can affect us all. However, the pandemic has unmasked deep structural inequalities between countries and, within countries, between different social groups. From your perspective and your experience in your own country or in other country(ies) where you have worked, what are your reflections on this dilemma between the universal and the specific, between a shared vulnerability as humanity and a differentiated vulnerability with added costs for certain social groups?

The effects of the pandemic have made it clear that the processes of health/disease/care and prevention constitute "a spy of the contradictions of the system", as stated by G. Berlinguer (1975), making visible, enhancing and/or exacerbating the interests, inequalities, conflicts and injustices underlying any society.

In the case of Mexico, a study recently published by the unam about him The impact of the social determinants of covid-19 in Mexico (Ponciano-Rodríguez and Cortés-Meda, 2021) detected differentiated affectations according to age, sex, marital status, ethnicity or socioeconomic status, due to differential exposure to the risk of infection. For example, according to sex, there is a similar incidence between men and women, but in terms of mortality, two men die for every woman; the age groups with the highest incidence are between 30 and 34 years of age, but with higher mortality between 60 and 69 years; people with comorbidities such as hypertension, diabetes and obesity have a higher risk of dying and it has been shown that these three diseases have a greater association in low socioeconomic strata; almost half of the deaths from covid-19 were located in sectors with a low level of schooling (complete primary schooling); but perhaps what is most evident in these inequalities is the labor/socioeconomic affiliation of the people who died. According to this report, 94% of the deaths corresponded to manual workers, operatives, housewives and retirees. This indicates that these are the sectors with the greatest vulnerability from various angles, who due to their living conditions could not carry out a protective confinement and had to go out to work; those who lived in precarious conditions, dwellings with poor ventilation and overcrowding, where it was simply impossible to carry out "healthy distance" practices, hygiene or other preventive measures; workers in sectors essential to the national economy - food supply centers, public transportation, cleaning services, street vendors, construction workers and other industrial branches - who had to continue working for their families' subsistence, social sectors that now and always have been exposed to a greater risk of falling ill and dying, they and their families. Another aspect of social inequality is timely and effective access to health services, marking a great difference between urban and rural populations, indigenous or urban populations in marginal neighborhoods. Only a quarter of the infected population had access to hospital services, while the rest stayed at home or perhaps were treated in a pharmacy or by a private doctor, of which there is no record. Even in those cases in which access to hospital services was achieved, the chances of a seriously ill patient accessing intensive care were minimal (4% in the imss and 20% on a national scale) or to a fan.

close answer

It is already a truism to say that the pandemic of covid-19 has exposed inequalities globally and locally, but it is a truism that it has been a continuing and striking feature of the pandemic in the UK. The UK government's messages in March 2020 that "we are all in this together" were part of an emphasis on the need to act collectively. Prime Minister Boris Johnson said at the beginning of the pandemic that "society exists," directly contradicting the individualism of previous Conservative governments. However, what has developed and continued to be revealed throughout the first and second waves of the pandemic in the UK is that "we are not all in this together," that the virus discriminates, and that some are not only more directly affected by the virus itself, but also by efforts to mitigate its effects. The covid-19 in the United Kingdom has provided one of the most powerful illustrations of the syndemic effects of epidemics (Singer, et al., 1999). et al., 2017), of how existing social inequalities and political and social factors impact the resulting health conditions. As Emily Mendenhall (2020) points out, it is context that matters when considering the global and uneven spread and consequences of the pandemic of covid-19.

In the United Kingdom, the data came to light in March 2020 through anecdotal accounts of higher rates of covid-19 and deaths among ethnic minority communities, first among health professionals, then among janitors, cleaners and later other key workers. As data began to be collected more systematically, it became increasingly clear that those unable to work from home and living in overcrowded housing in deprived urban areas were more exposed and structurally more vulnerable to the virus. The UK has experienced one of the worst mortality rates in Europe, with not only age, disability, gender and regional location determining the varying contours of the pandemic, but also black, Asian and other ethnic minority communities have been significantly disproportionately affected. Although the findings of the recent Sewell Report on racial and ethnic disparities,4 commissioned by the UK government, highlight the role of some of these structural vulnerabilities (e.g. employment, income, location and housing) in health disparities in the UK. covid-19, what remains unaddressed is how historically embedded and ongoing forms of "structural racism" have shaped the inequalities of the pandemic in the UK. As myself and my colleagues have argued elsewhere, there is a biopolitics of the covid-19 in the United Kingdom that has not been examined enough to consider how historical processes, including colonialism and forms of nostalgic nationalism, have shaped and continue to shape the inequalities that are still occurring in the United Kingdom (Gamlin et al., 2021).

The work of medical anthropologists has long demonstrated how the "leitmotiv of inequalities" is a central and consistent feature of infectious disease epidemics (Farmer, 1996). It is unclear to what extent the unmasking of these inequalities in the pandemic of covid-19 in the UK will precipitate the interventions needed to address the structural and social determinants of health or the "causes of the causes". At this point, the continued failure of the current UK government to address and ameliorate social and health disparities does not bode well.

close answer

The tension between sovereign rights and global responsibilities relates not only to issues of resource acquisition, supply and distribution, border closure and the like, but also to cultural values. An apt example is the perception that best practices for pandemic control in low- and middle-income countries and in countries such as the United States should be different. It is argued that U.S. citizens value their freedom to the extent that quarantines, closures, and other state-imposed mitigation strategies will be resisted politically, even if they are based on scientific evidence. We saw this during the 2009 H1N1 pandemic. The United States did not follow the scientific evidence-based strategies issued by the cdc (Center for Disease Control and Prevention)5 that were strongly promoted in other countries. Those guidelines were not considered suitable for Americans, although they were considered suitable for nations accustomed to what is perceived as "more authoritarian governments."

The covid-19 presents us with a pandemic scenario quite the opposite of a catastrophe that fosters global solidarity. The débâcle we are witnessing today is the result of a global "free-for-all". Each country has been left to its own devices to formulate mitigation policy and compete for scarce essential resources, be they masks, ventilators, oxygen tanks, drugs or vaccines. Control of any pandemic requires the four Cs: international cooperation (information sharing and transparency), collaboration (adoption of common mitigation strategies based on scientific evidence), coordination (implementation of centralized and decentralized protocols for disease mitigation and data collection), and compassion (recognition of human rights and a global responsibility for the distribution of vital resources within and across borders). Instead of the four Cs, under Donald Trump's presidency we have seen "America First" policies driven largely by right-wing populist nationalism and identity cult politics that foster polarization and isolationism. What we saw was a ruler who not only abdicated America's moral responsibility as a global health leader, but who undermined the very credibility of the whoThe breakdown of trust has led millions of U.S. citizens to question the validity of the emerging knowledge about the science of medicine, as well as the advocates of evidence-based science within their own country. This breakdown of trust has led millions of U.S. citizens to question the validity of the emerging knowledge about the covid-19 for considering them fake newsand has fueled an "infodemic" of conspiracy theories and other forms of disinformation propagated by pseudo-experts in media outlets such as Fox News.

Questioning government overreach and demanding the freedom to do so as one sees fit has become the rallying cry of a sizable percentage of the Republican party, at the same time that the number of deaths by covid-19 has increased and the impact of structural vulnerability and health system disparities has become apparent. Minority groups of USA have shown mortality rates due to covid19 that are double or triple those of mainstream society due to overcrowded, often multigenerational housing, employment in high-risk work environments, poor access to medical care, and mistrust. Mortality rates among the elderly in assisted living facilities for the elderly, and among their caregivers, mostly people of color and poorly paid, have been extraordinarily high due in large part to the lack of personal protective equipment (epp) and poor security measures. In addition, denialism and politicization of the pandemic have led to underfunding of services and support networks in many states, essential networks for dealing with any pandemic. Prominent among these are safety nets for the poor, including food security, and the support needed for physical isolation of those who test positive and do not have the means to do so.

To divert attention from failed U.S. domestic policies, mortality statistics have been manipulated and, in some cases, suppressed. Verbal attacks on China and immigrants as disease carriers have also intensified, especially during the Trump presidency. As a result, there has been a dramatic increase in violence against Asian Americans and growing fear among undocumented immigrants, many of whom are essential workers. This has led many people to avoid the tests of covid-19, which undoubtedly contributes to the spread of the disease within their own homes, communities and workplaces.

Allow me to end on a positive note related to the covid-19 and global solidarity. More scientists from around the world have researched and published about covid-19 than any previous pandemic. The global scientific community has mobilized as never seen before. This bodes well for health and medical research in preparation for future pandemics.

close answer

Various vaccines are developed, approved by the health regulatory agencies of each country or conglomerate of countries (European Union), but they are scarce in terms of availability and access to them has been differentiated between rich and/or vaccine-producing countries and poor and/or non-producing countries; in addition to the controversies regarding patents and the costs derived from them. We are witnessing worldwide a nationalistic race for the production, distribution and purchase of vaccines. What ethical, political and/or health dilemmas are involved when governments give priority to their own people, thus responding to the mandate to protect their own people first? What would be the implications, on the other hand, if a policy of solidarity prevailed on a global scale, as promoted by the WHO? Finally, is all health nationalism necessarily antagonistic or opposed to international solidarity?

Es un esfuerzo sin precedentes el hecho de que en el lapso de sólo un año se hayan podido generar varias vacunas contra el virus sars-cov-2, lo cual demuestra la importancia de la inversión que determinados países destinan a la ciencia y tecnología, a la vez que corrobora la distribución inequitativa de las vacunas.

Las condiciones de generación del conocimiento y la biotecnología asociada se hallan intrínsecamente ligadas a las políticas de financiamiento de la investigación básica y aplicada en un esfuerzo conjunto de centros de investigación, gobiernos e industria farmacéutica. Dichas condiciones se articulan con el control de los procesos de producción, comercialización y distribución de las vacunas, y son estos criterios los que determinan cuáles poblaciones son prioritarias en el proceso de vacunación, más allá de la crisis sanitaria o de su vulnerabilidad específica y factores de riesgo asociados a la covid-19. Las posiciones hegemónicas y los intereses económico-políticos en un sistema global involucran tanto a la industria farmacéutica como las capacidades de negociación, gestión y poder adquisitivo de cada gobierno.

En este mercado global, se observa un crecimiento paulatino de la oferta de vacunas, al menos en las seis marcas farmacéuticas dominantes (Moderna, Pfizer-BioNtech, Oxford-Astra Zeneca, Sinovac, Cansino, Sputnik-V) las cuales cumplirían –según los criterios adoptados por cada país– con los requisitos de eficacia, seguridad y accesibilidad en el mercado, aun si la oferta resulta ser absolutamente insuficiente para cubrir la demanda requerida en un corto plazo en todo el mundo.

Los dilemas ético-políticos involucrados en una distribución más equitativa de las vacunas apuntarían a un deber ser de la solidaridad internacional, en la cual la liberación de patentes o la disminución de ganancias o cotos de poder aparecen como utopías o ideales de un deber ser ético, moralmente deseable. La obligación de cualquier gobierno es mantener o recuperar la salud de sus ciudadanos. Sin embargo, no es legítimo ni ético el acaparamiento o el uso político de las vacunas para otros fines lucrativos, mercantiles o hegemónicos. Los nacionalismos en las vacunas no sólo son egoístas sino también miopes, ya que únicamente podremos mitigar el impacto de la pandemia y alcanzar la tan mencionada inmunidad de rebaño si se actúa a escala global y no sólo nacional. Las medidas restrictivas a la movilidad como un pasaporte sanitario, pruebas pcr, cartilla de vacunación selectiva o cuarentenas obligatorias dirigidas a determinadas nacionalidades conducirían a ciudadanías jerarquizadas por motivos sanitarios, políticas de control, discriminación y racismo. Vivimos en un mundo global con una alta interdependencia e interrelación de los países, y una política nacionalista concentradora de las vacunas no evitará los cruces transfronterizos derivados de la migración y la globalización y tampoco impedirá nuevas oleadas o variantes del virus.

Los organismos internacionales (who, ops, un) a través del mecanismo covax deberían tener un papel mucho más protagónico y proactivo en la producción local y el suministro de vacunas a los países pobres, acciones que sean realmente vinculantes y no sólo enunciativas, para tener un efecto sustantivo en la redistribución y en evitar el acaparamiento, en aras de paliar esta pandemia a nivel global en la medida de lo posible.

close answer

La retórica de la solidaridad colectiva nacional evocada por el gobierno del Reino Unido al comienzo de la pandemia, en un esfuerzo por movilizarse en torno a la adhesión a las restricciones sociales de aislamiento, se ha reeditado y reposicionado en relación con las vacunas contra el covid-19, donde a menudo ha dominado una actitud “alcista” de influencia post-Brexit de “hacerlo por cuenta propia”. El Reino Unido, incluso cuando anuncia con orgullo una de las tasas más altas de vacunación de la población en todos los grupos de edad (en parte producto de la confianza al menos en el National Health Service,6 en la comunidad científica del Reino Unido y en los reguladores, si no en el gobierno), también está a la vanguardia del nacionalismo de la vacuna que estamos presenciando actualmente. Al igual que Estados Unidos y Canadá, el Reino Unido está a la cabeza con pedidos superiores a cinco dosis por persona, mientras que muchos otros países no pueden acceder ni a una dosis suficiente para la población, y es poco probable que esos países estén totalmente vacunados el próximo año, si no es que mucho después. Además, a diferencia de otros países ricos del norte, el Reino Unido también se ha mostrado vergonzosamente lento e inactivo a la hora de garantizar la producción y una distribución más equitativa de las vacunas. Esto incluye tanto el incumplimiento de un compromiso declarado de compartir las vacunas a través de iniciativas globales como covax como la oposición a las exenciones de las patentes y de los derechos de propiedad intelectual comercial que muchos, incluidos el presidente de USA and the who, están pidiendo ahora. Mientras que fuera del Reino Unido parece que se está comprendiendo que, en última instancia, el comprensible deseo de proteger y dar prioridad a sus poblaciones nacionales por parte de cada gobierno tiene que cuadrar con las necesidades de solidaridad y cooperación internacional, esto todavía no se ha traducido en una comprensión ni acción significativa por parte del gobierno del Reino Unido.

La situación que estamos viviendo actualmente en el Reino Unido, con la aparición de una posible tercera ola vinculada a nuevas variantes, no sólo pone en entredicho el “éxito” de las vacunaciones en el país, sino que también deja poderosamente claro que el triunfalismo en cuanto a las tasas nacionales de vacunación es inadecuado y erróneo. Como muchos comentaristas científicos han subrayado continuamente, la vacunación global es la única forma de lograr el éxito de las vacunas contra el covid-19 en cualquier contexto nacional. La variante que ahora se considera dominante en el Reino Unido, la llamada variante Delta, surgió primero en la India, un país que es un centro internacional de producción de vacunas y en el que, sin embargo, el aumento de las tasas de infección también ha interrumpido las cadenas de suministro transnacionales de las que depende el Reino Unido para cumplir su propio calendario de vacunación nacional. Esto ilustra las enmarañadas dependencias transglobales y la geopolítica en la que está inmersa la vacunación contra el covid-19. Sólo podemos esperar que, en esta llamada “carrera” entre las variantes y las vacunas, el valor que tiene la salud a largo plazo y la ética de la solidaridad internacional, y no sólo nacional, conduzcan a la acción para hacer realidad la equidad global en el acceso y la distribución de vacunas en el Reino Unido y en otros lugares.

close answer

Las posibilidades de alcanzar pronto la inmunidad colectiva global contra la covid-19, si es que se alcanza, son discutibles, teniendo en cuenta 1) la facilidad con la que el virus puede transmitirse en interiores y en espacios concurridos tanto por portadores asintomáticos como sintomáticos del virus, 2) los porcentajes significativos de poblaciones que han rechazado o adoptado una actitud de laissez faire en lo que respecta a la mitigación de la covid-19, 3) los millones de personas inmunocomprometidas, 4) unos 80 millones de personas desplazadas en todo el mundo, de las cuales más de 26 millones son refugiados, 5) las dificultades logísticas para el despliegue mundial de vacunas, 6) la aparición de variantes que han resultado ser más o menos transmisibles y perniciosas, y 7) los viajes mundiales y el transporte de mercancías que nos conectan a todos.

Por el momento, lo mejor que pueden esperar la mayoría de los países es la inmunidad comunitaria, que se traduce en tasas de transmisión viral regional lo suficientemente bajas como para mantener abiertas las empresas y las escuelas, y los casos de enfermedad grave lo suficientemente bajos como para que los hospitales no se vean desbordados. Cuando los hospitales se ven desbordados se producen importantes daños colaterales en forma de retrasos en el tratamiento de todo tipo de problemas de salud, el sistema de salud se sobrecarga hasta el punto en que la calidad de la atención se tambalea y aumenta el agotamiento de los trabajadores de la salud, lo que conduce al desgaste y a la escasez de personal. Las comunidades pierden su red de seguridad.

Alcanzar la inmunidad de la comunidad y reducir la covid-19 hasta el punto de que se convierta en una amenaza manejable es la primera prioridad de cualquier nación. La movilización de una respuesta nacional a una pandemia es necesaria, pero no suficiente. Ninguna comunidad es una isla, y la prioridad de mantener la seguridad de la propia patria debe equilibrarse con las prioridades globales más amplias, necesarias para la contención de la pandemia dado que los virus no conocen fronteras. En el caso de la covid-19, el apoyo a los esfuerzos de respuesta global no es sólo una cuestión de altruismo, sino un medio para evitar la posibilidad muy real de que futuras oleadas de variantes de covid-19 entren en la población. La equidad sanitaria resulta imposible de ignorar, porque es probable que surjan variantes más perniciosas de covid-19 en lugares donde las prácticas de mitigación y el acceso a la atención de la salud son deficientes y la disparidad sanitaria es pronunciada. Estos lugares se convierten literalmente en caldos de cultivo para la mutación del covid-19.

Esto nos lleva al nacionalismo de las vacunas, la diplomacia de las vacunas y la lucha geopolítica para asegurar tanto las vacunas como los materiales y derechos para producirlas. Las vacunas contra la covid-19 han demostrado ser notablemente eficaces en la prevención de la covid-19 grave, la hospitalización y la muerte, así como en la reducción de la transmisión de la covid-19 y sus variantes. Aunque el cumplimiento de las directrices de salud pública, como el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, las pruebas de covid-19 y el rastreo de los contactos han contribuido a la inmunidad comunitaria de forma valiosa, son las vacunas las que se necesitan para asegurar y mantener niveles elevados de inmunidad. Como ya hemos visto, incluso los países que aplican estrictas directrices de mitigación de covid-19 han experimentado repuntes que han llevado a bloqueos que han perturbado la vida de la población y han provocado angustia económica y psicológica.

La adquisición y distribución mundial de la vacuna contra la covid-19 plantea un dilema. A pesar de las promesas de buena voluntad para ayudar a garantizar que los países pobres tengan acceso a vacunas eficaces, la gran mayoría de las vacunas altamente eficaces han sido conseguidas por los países ricos. Tras la aprobación de emergencia de las de Pfizer y Moderna, el gobierno de Biden ha realizado un trabajo notable en el despliegue de las vacunas en todo Estados Unidos. En la actualidad, casi la mitad de la población estadounidense ha sido vacunada, con campañas en marcha para llegar a todos los que quieren vacunarse y animar a los que tienen dudas a sumarse a ellos. En comparación, el número de vacunas desplegadas en África asciende a poco más de una dosis por persona para alrededor del 2% de los 1 200 millones de personas que viven en el continente.

Mientras que Estados Unidos está empezando a avanzar en la lucha contra la disparidad de la covid dentro de sus propias fronteras, su historial de respuesta global a la pandemia sigue siendo menos que estelar, aunque está mejorando. La presencia de USA en el combate de la pandemia a escala mundial se ha movido a paso de tortuga, mientras que los casos graves de covid-19 se han disparado en los países de renta baja y media (prbm) sin que haya un final a la vista.

Permítanme destacar brevemente tres prioridades de control de la pandemia a escala global.

En primer lugar, es necesario suspender temporalmente los derechos de propiedad intelectual que rigen la fabricación de las vacunas contra la covid-19, aumentar el flujo de materiales necesarios para incrementar la producción de vacunas en los prbm e invertir en una mayor capacidad regional para satisfacer las necesidades de vacunas como piedra angular de la preparación mundial para la pandemia.

En segundo lugar, antes de dar prioridad a la vacunación de toda la población en el futuro inmediato, es vital que países como Estados Unidos ayuden a los prbm a alcanzar la inmunidad comunitaria y a proteger a los trabajadores sanitarios de primera línea de todo tipo (y yo añadiría a su familia inmediata). Proteger al personal sanitario y reducir el número de casos graves de covid-19 mediante la vacunación selectiva de las personas con mayor riesgo de hospitalización contribuirá en gran medida a proteger los sistemas sanitarios frágiles. Las consecuencias de no hacerlo son nefastas, como demuestran los daños colaterales experimentados durante pandemias pasadas como la del ébola.

En tercer lugar, la India debe ser un receptor prioritario de asistencia para la pandemia, tanto por razones humanitarias como porque es el mayor proveedor de vacunas para los prbm. Las exportaciones de las vacunas desde la India a los prbm se paró abruptamente para responder al aumento exponencial de la demanda nacional. Ayudar a la India a contener la covid-19 y aumentar la producción de vacunas permitirá que éstas vuelvan a exportarse. Al ayudar a la India, los países del primer mundo ayudarán a su vez a los prbm a recibir las vacunas que tanto necesitan.

close answer

Una de las medidas más tempranas y permanentes implementadas por los gobiernos han sido las de distanciamiento social y confinamiento para reducir el número de contagios y posible pérdida de vidas. Esto ha implicado el consecuente cierre o la reducción de actividades económicas y fuertes debates en el seno de cada país en torno a cómo garantizar la salud colectiva sin destruir la economía. A más de un año del principio de la pandemia, ¿cuál es su balance acerca de las medidas adoptadas en su país (o en su experiencia profesional en otros países) en relación con el manejo sanitario en cuanto al sostenimiento de la economía en el contexto de la pandemia?

En el caso de México, se planteó una falsa dicotomía entre salud o economía. Paradójicamente, no se tomaron las medidas necesarias, oportunas y eficaces en términos de salud, ni tampoco se diseñaron estrategias de apoyo económico. Se establecieron medidas de cierres indiscriminados de empresas, industrias y negocios, lo cual se acompañó con un confinamiento de la población (“jornada nacional de sana distancia”), pero sin medidas sistemáticas ni exhaustivas de contención de la pandemia mediante el aumento del número de pruebas de detección de contagios.

Desde junio de 2020 se estableció una normativa de Semáforo Epidemiológico que pretendía articular las condiciones de evolución de la pandemia (medida básicamente a través del indicador de disponibilidad de camas hospitalarias) con las posibilidades de cierre, apertura parcial o total de determinadas actividades productivas, de servicios, educativas, recreativas, etc. Sin embargo, al cabo de un año hemos visto que esta política de semaforización respondía más a criterios económico-políticos que epidemiológicos.

En cuanto a la política económica, puede decirse que hay carencia o insuficiencia de programas de apoyo fiscal y financiero a la planta productiva, lo que ha ocasionado el cierre de hasta un millón de negocios y ha derivado en un mayor desempleo, reducción del GDP, decrecimiento económico, incremento de personas en el nivel de pobreza extrema, disminución del ingreso per capita, entre otras consecuencias. El Estado mexicano ha sido omiso en esta responsabilidad social y deja a la población a la deriva, en un “sálvese quien pueda y como pueda”, o dicho en términos del presidente López Obrador: “si tienen que quebrar, que quiebren”.

Según los datos de la cepal, América Latina es quizás la región del mundo donde la pandemia ha tenido mayor impacto económico y donde la pobreza y la extrema pobreza se han incrementado como consecuencia directa de la pandemia, dependiendo de las medidas específicas que cada gobierno haya tomado para mitigar dichos impactos. Tres países han tenido peor desempeño, ya que la proporción de pobreza extrema se disparó entre 2019 y 2020: México, Honduras y Ecuador. En toda la región, el promedio de gasto público y ayudas fiscales fue de 4.5% del GDP, pero con diferencias notables, ya que mientras Brasil destinó 8%, en México fue apenas 0.7% del GDP. En un contexto de debilitamiento del mercado interno, el gasto público se ha destinado a financiar proyectos de infraestructura con una cuestionada viabilidad técnica, operativa y financiera, canalizando recursos necesarios para invertir en el sistema de salud y las vacunas, y por otro lado en programas de reactivación económica, créditos blandos e incentivos fiscales, entre otros.

The covid-19 se convirtió en la primera causa de mortalidad en México durante 2020. Según estos datos oficiales, México es uno de los cuatro países que concentran el mayor número de muertes en el mundo, alta tasa de letalidad, alta tasa de mortalidad, el mayor número de muertes entre el personal sanitario y con un porcentaje de vacunación por debajo de países con un nivel similar de desarrollo. La crisis sanitaria se agudizó por las condiciones en que se encontraba el sector de la salud en México desde finales de 2018; un sistema de salud que el año anterior a la pandemia se hallaba en una situación sumamente crítica. La desaparición del Seguro Popular produjo desfinanciamiento y desorganización de los servicios, desabasto de medicamentos, reducción presupuestal en programas y servicios de salud, recortes al personal sanitario y administrativo en centros hospitalarios, y dejó una infraestructura insuficiente y un personal mal pagado. Ése era el contexto en el cual sobrevino la pandemia de covid-19, con lo que presenciamos la “tormenta perfecta” en términos sanitarios.

En suma, la falta de políticas públicas sanitarias consistentes y de un plan de contingencia adecuado para la pandemia, políticas de comunicación confusas o equívocas en cuanto a la gravedad del problema, a las medidas preventivas, así como el ocultamiento o manipulación de la información, las políticas económicas de una austeridad a ultranza, falta de apoyos y el desvío de recursos financieros hacia proyectos obsoletos o innecesarios, entre otros aspectos, dan como resultado la peor catástrofe epidemiológica y económica del México reciente.

close answer

Ante la pandemia, todos los países han enfrentado decisiones difíciles a la hora de elegir cómo lograr un equilibrio entre las restricciones sociales y los cierres económicos para proteger la salud pública y evitar un desastre económico a corto y largo plazo. Una vez más, las desigualdades de la covid-19 se han puesto de manifiesto de forma contundente, ya que algunos sectores se han visto afectados de forma desigual por las medidas de salud pública para reducir la propagación del virus. Si bien el plan de conservación de puestos de trabajo del Reino Unido o las licencias laborales pagadas han ofrecido una protección económica vital para algunos, aunque ciertamente no para todos los afectados por las restricciones económicas, el periodo limitado de dicho apoyo gubernamental plantea nuevas preguntas sobre las consecuencias económicas a largo plazo de la covid-19.

Aunque los comentaristas científicos del Reino Unido han insistido constantemente en la necesidad, en este contexto, de no ver la salud pública y la economía en oposición, sino como interdependientes, esto no siempre ha sido reconocido por el gobierno. Por el contrario, ha habido un historial no sólo de ir “por detrás de la curva” al no actuar rápidamente para introducir confinamientos nacionales, sino también, en la primera ola de la pandemia, de forma implícita o explícita, de adoptar un enfoque de laissez-faire en búsqueda de la “inmunidad de rebaño”, que hizo prevalecer a las necesidades económicas. En el Reino Unido hay pruebas de que sólo después de que los modelos epidemiológicos indicaran que tal política conduciría a cientos de miles de muertes en exceso a finales de marzo de 2020, el gobierno introdujo entonces su primer confinamiento nacional, a pesar de las evidencias de la explosión de casos y muertes en Italia y España muchas semanas antes.

Lamentablemente, éste ha sido el patrón de respuesta del gobierno del Reino Unido a lo largo de 2020; ha sido lento en actuar y ha enviado mensajes confusos al público sobre la necesidad de abrir la economía mientras se protege la salud pública. Esto fue más visible a finales del otoño de 2020 con el aumento de los casos vinculados a la nueva y mucho más transmisible “variante Alfa” identificada por primera vez en Kent, y muchos comentaristas científicos pidiendo un breve confinamiento que funcionara como “interruptor” para detener el rápido aumento de los casos. Las peticiones fueron ignoradas por el gobierno, que, en cambio, optó por mantenerse firme en su promesa de “no cancelar la Navidad”. A diferencia de otros países europeos, cuyas crecientes tasas de casos y muertes provocaron el cierre de la economía a través de encierros nacionales desde principios de diciembre, el gobierno del Reino Unido se resistió, permitiendo que se celebraran algunas reuniones familiares en ciertas regiones del país durante el periodo navideño, a pesar del aumento de los casos. El 4 de enero, el Reino Unido entró en su tercer confinamiento nacional, que se prolongó durante más de tres meses, mientras se experimentaba un periodo de tasas de mortalidad sostenidas y escandalosamente altas que, en última instancia, resultó mucho más mortífero que el de la primera oleada. Aunque la investigación oficial prevista sobre la gestión gubernamental de la pandemia aún no ha revelado por completo cómo la actuación rápida y la imposición de confinamientos nacionales podrían haber evitado la devastadora segunda oleada de muertes por covid-19 en el Reino Unido, muchos siguen convencidos de que los retrasos del gobierno y los fallos en la toma de decisiones en este momento fueron un factor contribuyente.

close answer

La pregunta política más controvertida que ha surgido durante la pandemia de covid-19 es hasta qué punto es necesario equilibrar las medidas y búsqueda de resultados desde la salud pública con los costos económicos y psicológicos de la supresión de la enfermedad. Dicho de otro modo, ¿cuál es el equilibrio entre salvar vidas adoptando medidas de mitigación de la covid-19 (es decir, uso de mascarillas, distanciamiento físico, encierros, mandatos de vacunación) y colocar a otros miembros de la comunidad en una posición precaria cuando se consideran los costos económicos de estas medidas en sus trayectorias de vida?

Durante el último año hemos sido testigos de la toma de decisiones sobre la pandemia guiadas tanto por la salud pública como por los intereses económicos. En general, los países que han sido más proactivos en la supresión de la covid-19 han obtenido mejores resultados que los que han retrasado las intervenciones en favor de mantener las economías abiertas el mayor tiempo posible. Más allá de esta observación general, permítanme compartir algunas reflexiones sobre lo que ha sucedido en los Estados Unidos como una forma de ampliar nuestro pensamiento sobre el equilibrio entre la salud pública y las prioridades económicas en la época de la covid-19. Sin duda se escribirán volúmenes sobre el tira y afloja que se ha producido entre los estados que han favorecido estrategias pro-empresas en la gestión de la covid-19 (por ejemplo Florida y Texas) y los estados que han priorizado la salud pública (por ejemplo Nueva York y California).

Permítanme compartir brevemente tres observaciones. La primera proviene de mi participación en equipos de salud pública encargados de asesorar a mi propia universidad, al condado y al estado de Arizona sobre la pandemia emergente. En todos los casos, la información ofrecida habitualmente a los administradores por estos grupos de expertos era de alta calidad y abarcaba datos sobre la importancia de las pruebas de covid y el rastreo de contactos, la presencia del virus en las aguas residuales de los edificios universitarios, las tasas de hospitalización y mortalidad, la aceptación de la vacunación, etc. Aunque fueron bien recibidos, mis colegas de salud pública y yo a menudo nos sentimos como si estuviéramos remando contra fuertes corrientes que querían mantener los negocios abiertos y privilegiar la economía, excepto durante las oleadas de covid-19, cuando las tasas de transmisión y hospitalización han sido inusualmente altas. Al igual que los trabajadores sanitarios de primera línea a los que apoyé como miembro de la organización sin fines de lucro hcwhosted (Healthcare Workers Hosted), mis colegas de la sanidad pública a menudo han tenido una sensación de angustia moral, si no de indignación, cuando se han enfrentado al flagrante desprecio de las prácticas de mitigación de sentido común por parte del público en general, y a cambios prematuros en las políticas de uso de cubrebocas y reapertura de los negocios.

Una segunda observación es que los cambios en la política relacionada con la covid-19 sancionados por nuestro gobierno estatal en nombre de mantener nuestra economía fuerte no siempre han sido adoptados por la población en general, la cual se ha mantenido cautelosa y ha desconfiado de las motivaciones de los políticos. Los empresarios han tenido que decidir sus propias políticas de uso de mascarillas y distanciamiento físico, dadas las preocupaciones de sus empleados y clientes. Lo que quiero decir es que, a la hora de evaluar lo que ha ocurrido en mi estado, es importante tener en cuenta no sólo las políticas gubernamentales, sino también las prácticas de las empresas y las instituciones educativas, la confianza del público y lo que la gente ha decidido hacer con el pasar del tiempo, teniendo en cuenta tanto su sentido subjetivo de riesgo como sus formas de ciudadanía en el ámbito de la salud. En los Estados Unidos, los medios de comunicación tienden a dar un carácter sensacionalista al incumplimiento de las medidas de salud pública. Argumentaría que la adhesión a las medidas confiables de salud pública, frente a los cambios de política laissez-faire of covid-19, es igualmente importante. Para muchos, una buena salud pública es igualmente buena para los negocios.

Una tercera observación se refiere a lo que significa ser pro-empresas durante la pandemia de covid-19, visto a través de las lentes de la salud pública. Las necesidades de seguridad de los trabajadores esenciales no han sido bien atendidas durante esta pandemia. Esto se extiende más allá del suministro de equipos de protección personal, de las mejoras en la ventilación, de las pruebas de rutina y de alojamiento de apoyo en caso de que los trabajadores necesiten aislarse de sus hogares. Las buenas prácticas empresariales deberían también incluir permisos pagados para hacerse las pruebas y para que los trabajadores no permanezcan en el trabajo mientras son contagiosos o están enfermos, y licencias pagadas si sufren efectos secundarios después de vacunarse. En el futuro, estas disposiciones deben considerarse fundamentales para la preparación ante una pandemia.

close answer

Bibliography

Berlinguer, Giovanni (1975). Medicina y política. México: Quinto Sol.

Diario BBC, 20 de mayo 2021.

Farmer, Paul (1996). Infections and Inequalities. The Modern Plagues. Berkeley: University of California Press.

Mendenhall, Emily (2020). “covid-19 syndemic is not global: context matters”. Lancet, vol. 396, núm. 10264, p. 1731. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)32218-2

Ponciano-Rodríguez, Guadalupe y Alejandro Cortés-Meda (2021). “Impacto de los determinantes sociales de la covid-19 en México”. Boletín sobre covid-19, vol. 2, núm. 17, pp. 9-13.

Gamlin, Jennie, Sahra Gibbon y Melania Calestani (2021). “The Biopolitics of Covid-19 in the uk: Racism, Nationalism and the Afterlife of Colonialism”, en Lenore Manderson, Nancy Burke y Ayo Wahlberg (ed.), Viral Loads: Anthropologies of Urgency in Time of covid-19. London: ucl Press

Singer, M., N. Bulled, B. Ostrach, B. y E. Mendenhall (2017). “Syndemics and the biosocial conception of health”. Lancet. 2017; 389: 941-950. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)30003-X


Paola Maria Sesia es profesora-investigadora titular del ciesas-South Pacific. She is a historian, medical anthropologist and health specialist, with a doctorate in sociocultural anthropology and a master's degree in public health. Her areas of expertise include maternal, neonatal and reproductive health, maternal and infant mortality, as well as nutrition issues. Her interests stem from a perspective that contemplates public policies in health, social inequality, structural violence and human rights, with a particular focus on the health of indigenous peoples. She has coordinated the publication of eight books and has published more than forty articles or chapters. She has been regional director of ciesas-She has been a member of the National System of Researchers since 2003. She has been a member of the National System of Researchers since 2003.

Lina Rosa Berrio Palomo es doctora en Antropología por la uam-Iztapalapa y profesora investigadora del ciesas-Pacífico Sur en la línea de antropología médica. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores nivel I. Actualmente trabaja en una investigación sobre salud reproductiva de mujeres afromexicanas e ikoots en la Costa Chica e Istmo de Oaxaca. Ha coordinado diversos proyectos sobre salud reproductiva y es autora de varias publicaciones y acompañado procesos organizativos de mujeres indígenas y parteras por varios años. Sus temas de investigación son salud reproductiva, género, antropologías feministas, pueblos indígenas y afromexicanos.

Rosa Maria Osorio es profesora-investigadora en el ciesas-Mexico City. Physical anthropologist, master in Social Anthropology and later in Anthropology of Medicine and PhD in Social and Cultural Anthropology. She teaches at the Graduate School of Anthropology at the ciesas-cdmx and in various national and international institutions. He is currently coordinating the Permanent Seminar on Medical Anthropology at the ciesas. Sus líneas de investigación incluyen la cultura médica materna y la estructura de autoatención, trayectorias de atención, procesos de cronicidad, servicios de salud y políticas públicas. Entre sus publicaciones destacan Entender y atender la enfermedad. Los saberes maternos frente a los padecimientos infantiles, La Antropología Médica en México and the Bibliografía de la investigación social en salud en México (1918-2018).

Sahra Gibbon es profesora asociada de Antropología Médica en el Departamento de Antropología del University College de Londres. Ha llevado a cabo investigaciones etnográficas en el Reino Unido, Cuba y Brasil, examinando el desarrollo de la genómica, la salud pública, el activismo, el género y la identidad. Coordina la Red de Investigación de Cohortes de Nacimiento Biosocial, financiada por el Wellcome Trust y el recién creado Máster en Antropología Médica Biosocial de ucl. His recent publications include Routledge Handbook of Genomics, Health and Society (2018), and with colleagues from uclMexico and Brazil, Critical Medical Anthropology. Perspectives in and from Latin Americapublished in 2020. She is an editor with Jennie Gamlin of the ucl Press titled Embodying Inequalities. Perspectives from Medical Anthropology.

Mark Nichter es Profesor Emérito Regents y excoordinador del Programa de Posgrado en Antropología Médica de la Universidad de Arizona. Tiene el doctorado en Antropología y un máster en Salud Pública, y formación postdoctoral en psiquiatría cultural y antropología clínica. Miembro del Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria y de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Arizona, ha publicado ampliamente y es muy conocido en las comunidades académicas de ciencias sociales de la salud y de salud global. Ha sido asesor de organizaciones internacionales de salud y desarrollo y miembro de varios páneles del Instituto de Medicina de eu. Currently, he is a member of three working groups related to covid-19 and co-founder of hcw-hosted.org, una coalición de apoyo a los trabajadores de la salud y sus familias en la pandemia.

Subscribe
Notify
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
See all comments

Institutions

ISSN: 2594-2999.

encartesantropologicos@ciesas.edu.mx

Unless expressly mentioned, all content on this site is under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

Download legal provisions complete

EncartesVol. 4, No. 8, September 2021-February 2022, is an open access digital academic journal published biannually by the Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Calle Juárez, No. 87, Col. Tlalpan, C. P. 14000, México, D. F., Apdo. Postal 22-048, Tel. 54 87 35 70, Fax 56 55 55 76, El Colegio de la Frontera Norte, A. C.., Carretera Escénica Tijuana-Ensenada km 18.5, San Antonio del Mar, No. 22560, Tijuana, Baja California, Mexico, Tel. +52 (664) 631 6344, and Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C., Periférico Sur Manuel Gómez Morin, No. 8585, Tlaquepaque, Jalisco, Tel. (33) 3669 3434. Contact: encartesantropologicos@ciesas.edu.mx. Director of the journal: Ángela Renée de la Torre Castellanos. Hosted at https://encartes.mx. Responsible for the last update of this issue: Arthur Temporal Ventura. Date last modified: September 29, 2021.
en_USEN